Antonio Cuesta. Prensa Latina

El viceprimer ministro turco, Bülent Arinç, anunció hoy la llamada a consultas de su embajador en Israel, así como la cancelación de tres maniobras militares programadas para fechas próximas, según informó la prensa local.

La reacción del gobierno turco tuvo lugar tras el ataque israelí en aguas internacionales contra la flotilla humanitaria que se dirigía a Gaza y en el que murieron al menos 10 personas.

Arinç descartó por el momento cualquier acción de respuesta aunque condenó con dureza la agresión, exigió un informe exhaustivo sobre lo sucedido e informó sobre la solicitud de una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para tratar el tema de Israel.

También anunció que pedirá a la Organización de la Conferencia Islámica, a la Unión Europea y la Liga Árabe que se reúnan para valorar los hechos en carácter de urgencia.

“Este incidente pone de relieve una vez más la temeridad de Israel. Es una mancha negra en la historia de la Humanidad”, dijo Arinç, quien reconoció que el Ejecutivo turco aún no dispone de datos fiables sobre el número de muertos y heridos en el ataque contra la llamada “Flota de la Libertad”.

El político calificó la acción de Israel de “piratería”.

Por su parte el subsecretario de Asuntos Exteriores turco, Unal Cevikoz, se reunió durante la mañana con el embajador israelí en Turquía, Gabi Levy, al que reclamó la liberación inmediata de los activistas heridos para ser trasladados y atendidos en Turquía.

Asimismo, Cevikoz advirtió que Turquía se reserva el derecho a acudir a la Justicia Internacional para protestar contra el asalto.

Según los medios locales ese fue el contenido de una reunión que apenas duró 15 minutos.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Ahmet Davutoglu, se trasladará hoy a Nueva York para exigir la convocatoria del Consejo de Seguridad de la ONU, al que Turquía pertenece como miembro no permanente.

La mayoría de los seis barcos de la flotilla internacional que se dirigían hacia Gaza para llevar ayuda humanitaria eran turcos y, según la prensa local, los diez activistas muertos serían de esa nacionalidad.

La policía ha desplegado medidas extremas de seguridad en torno a las legaciones diplomáticas y oficinas comerciales israelíes en el país.

Anuncios