Antonio Cuesta. Blog de Turquía

waterActivistas internacionales, opuestos a la mercantilización del agua, se reunieron hoy en Estambul para presentar sus propuestas en el denominado “People’s Water Forum” y reafirmar que el agua es un derecho humano. Los grupos participantes pusieron en común diferentes prácticas en la gestión pública y comunitaria del agua, que ayudan a proteger a las poblaciones y la naturaleza a la vez que aseguran el acceso universal a este bien común sin importar el nivel de ingresos.

Todas las propuestas coincidieron en articular esfuerzos, voces y acciones para enfrentar la privatización del agua por el Banco Mundial y el Consejo Mundial del Agua, entre otros agentes. Estos organismos están llevando a cabo a lo largo de esta semana el V Foro Mundial del Agua de Estambul, en el que priman los criterios economicistas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Para Maude Barlow, asesor sobre en el tema del agua del Presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas Miguel D’Escoto, entregó una declaración de éste en el que expresaba de manera clara que “el agua es un bien público, una herencia común de la gente y naturaleza, y un derecho humano fundamental… debemos desafiar la noción de que el agua es un elemento de compra y venta por parte del libre mercado. Quienes confían en que el agua sea privatizada están negando a los seres humanos un derecho tan básico como el aire que respiramos”.

Otro grupo de luchadores por la justicia del agua fueron los filipinos de “Focus on the Global South”. Mary Ann Manahan, una de sus representantes recordó que “el acceso al agua y el saneamiento no sólo es un asunto de eficiencia y eficacia, sino sobre todo una cuestión de justicia, equidad de género, dignidad humana y en última instancia, democracia”.

Sebahat Tuncet, miembro del Parlamento de Turquía y vinculado a un importante grupo opuesto a la construcción de grandes presas, condenó los proyectos de Ilisu y Munzur que pretenden llevarse a cabo en diversas regiones de su país.

Adriana Marquisio, miembro de la Internacional de Servicios Públicos y Presidente de la Unión Pública del Agua de Uruguay, urgió a que el agua sea declarada de dominio público y no destinada a generar beneficio económico. “Dejemos claro -aseguró- que el significado de ‘público’ se extiende más allá del control estatal. Gestión pública debe reconocer estructuras alternativas y lideradas y gobernadas por las propias comunidades”.

Por su parte, Philipp Terhorst del Transnational Institute, habló de la Red Europea del Agua, y criticó la reciente resolución del Parlamento Europeo que fracasó en el reconocimiento del riego como un derecho humano.

A lo largo de la conferencia de prensa también tomó la palabra Al-Hassan Adán, coordinador de la Africa Water Network, quien condenó la represión de activistas, lo que refleja la gran exclusión de los derechos humanos más básicos para la mayoría de las personas.

Según los organizadores del People’s Water Forum, todos estos portavoces representan a un amplio espectro de líderes con propuestas y soluciones prácticas, equitativas y justas, para enfrentar la actual crisis mundial del agua.

Anuncios