EFE
El Director Nacional de Agua y Saneamiento de Uruguay, José Luis Genta, pidió ayer, en nombre de la delegación uruguaya, que la declaración ministerial que se acordará al final del Foro Mundial del Agua de Estambul reconozca el agua como un derecho humano fundamental.
“En Uruguay, los servicios de agua y saneamiento están garantizados constitucionalmente como un derecho humano y son gestionados exclusivamente por el Estado. Ponemos el bien común por delante del beneficio económico”, explicó Genta en una rueda de prensa organizada por la ONG People’s Water Forum. “Estamos trabajando para ver esta postura reflejada en la declaración ministerial; si no, necesitaremos una declaración alternativa, tal y como sucedió en México”, avisó.
En el Foro Mundial del Agua de Ciudad de México, en 2006, la declaración ministerial no incluyó ninguna referencia al agua como derecho humano fundamental, tal y como pedían las organizaciones sociales, por lo que Uruguay, Cuba, Venezuela y Bolivia firmaron una declaración alternativa conjunta, además de la oficial.
“Debemos decidir si dejamos que el agua sea una mercancía de la que extraer beneficios mientras hay gente que muere por no tener acceso a ella o si es un derecho humano, en cuyo caso tenemos que saber que no se podrá comerciar con él”, explicó Maude Barlow, consejera de Agua en la Asamblea General de la ONU. También expresó su “seria preocupación” de que el derecho al agua no sea recogido en la declaración final y se mostró muy crítica con el Consejo Mundial del Agua, la institución privada que organiza este foro.
“Algunos países han intentado incluir el derecho al agua pero se les ha impedido, lo que demuestra que el Foro Mundial del Agua no es más que una feria comercial y un vehículo para promover la privatización del agua”, criticó Barlow. Además, denunció haber tenido que costearse su entrada al foro ya que, a pesar de la petición de la ONU, la organización no aceptó incluirla entre las participantes. “El Consejo Mundial del Agua no ha sido elegido democráticamente y nadie le ha dado permiso para erigirse en Señor del Agua, así es que no tiene legitimidad para decidir, por todo el mundo, el futuro del agua”, afirmó Barlow, tras exigir que el próximo foro del agua sea organizado por las Naciones Unidas.

Por su parte, Genta explicó a EFE que su gobierno intentará que se concrete lo máximo posible el derecho al agua en la declaración final y que se sume a la posición de los cuatro países latinoamericanos el mayor número de estados de otros continentes. Con todo, se mostró cauto respecto al resultado de esta iniciativa pues, según reconoció, las posiciones son decididas por cada gobierno antes de su llegada al foro y en las reuniones preparatorias.

Anuncios