Antonio Cuesta. Prensa Latina

El ataque israelí contra la Franja de Gaza palestina continúo hoy generando reacciones en el país, la última es la dimisión del diputado Murat Mercan como miembro del grupo interparlamentario de amistad Turquía-Israel.

El presidente del Comité Parlamentario de Asuntos Exteriores, perteneciente al gubernamental Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) aseguró a la agencia Anatolia que sus posibilidades de actuar eran limitadas pero que su dimisión era una reacción a la agresión.

Además, el ayuntamiento de Estambul anunció también hoy la suspensión de las celebraciones programadas con motivo del año nuevo, y que estaba prevista su realización en la céntrica plaza de Taksim.

El gobierno municipal, con mayoría del AKP, quiso protestar de ese modo contra los ataques israelíes sobre Gaza.

Pero también la población turca mostró su repulsa la víspera con multitudinarias manifestaciones en las principales calles de Ankara y Estambul.

Miles de personas mostraron de ese modo su rechazo a las operaciones de castigo contra la población palestina e invitaron a la comunidad internacional a no permanecer indiferente ante lo que definieron como “una tragedia del pueblo palestino”.

Entre los promotores se hallaban organizaciones de derechos humanos, sindicales, y grupos pacifistas, quienes exigieron a Israel el fin de su campaña sangrienta contra Gaza.

Para los organizadores Israel no sólo mantiene a los palestinos sumidos en la miseria sino que además los asesina sin importarles su edad, al tiempo que anunciaron el inicio de una campaña de ayuda para Palestina.

Los manifestantes corearon consignas como: ¡Gaza no está sola! ¡Israel asesino, fuera de Palestina! y también oficiaron un simbólico funeral por las víctimas del raid aéreo.

Turquía, país laico pero de población mayoritariamente musulmana, hizo un llamamiento a Israel para que detenga de inmediato su ofensiva, advirtiendo del peligro para la estabilidad en toda la región de Oriente Medio.

Una de sus primeras medidas ha sido la de cancelar su mediación en las negociaciones de paz entre Damasco y Tel Aviv tras la ofensiva israelí contra el enclave palestino.

Anuncios