Antonio Cuesta. Blog de Turquía

Según los datos facilitados por el Ministerio de Justicia, el número de personas encarceladas en Turquía superó los 101 mil el pasado 1 de noviembre.

Esta cifra contrasta con los datos de hace cuatro años (57.930) o con los de 1999, año en que la población reclusa en el país era de 49.512 personas. Aunque las autoridades dicen estar preocupados por esta tendencia, lo cierto es que su análisis no llega a traspasar la verdad de perogrullo según la cual “el aumento de los presos se debió al incremento de los individuos arrestados por actividades criminales”, según publicó el diario Sabah.

La sobresaturación que se vive en las 384 cárceles del Estado es un hecho admitido por el propio ministerio, pues que asegura que es la peor situación de los últimos 39 años. Del número total de presos existentes a finales de 2008, 43.157 tenían una condena firme y 57.943 se hallaban encarcelados a la espera.

Igualmente, y según los datos oficiales, 95.875 de este total estaban acusados de delitos comunes mientras que 5.225 tenían cargos por “delitos de terrorismo”.

A la luz de estos datos Turquía cuenta con alrededor de 140 personas privadas de libertad por cada 100 mil habitantes. Sin llegar a las aberraciones sociales de Estados Unidos (738) y Rusia (611), esta cifra lo sitúa -según el Informe sobre Desarrollo Humano 2007-2008 de la ONU- al mismo nivel de países como Argentina, el sultanato de Brunei, Malasia o la República Dominicana. Y entre los países de la región únicamente Siria (58), Armenia (89) y Grecia (90) parecen contar con cifras más bajas.

Anuncios