EFE

La histórica líder y primera diputada kurda en Turquía, Leyla Zana, fue condenada hoy a 10 años de prisión por un Tribunal Penal de la provincia turca de Diyarbakir por pertenencia a un grupo terrorista.

Zana, que ya estuvo en la cárcel entre 1993 y 2004 por su vinculación con el clandestino Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), está pendiente de la apelación de otra sentencia judicial que el pasado mes de abril la condenó a 2 años de prisión por “hacer propaganda de la organización terrorista”.

La sentencia hecha pública hoy se refiere a un proceso por nueve declaraciones en las que hizo apología del grupo armado kurdo, y que el Tribunal considera muestra su “pertenencia a una organización terrorista”.

El PKK está incluido en la lista de grupos terroristas de Turquía, Estados Unidos y la Unión Europea.

Zana, muy popular entre los kurdos de Turquía, juró en 1991 su cargo de diputada en lengua kurda, iniciando así una serie de tensiones con las autoridades turcas hasta que fue encarcelada en 1994, tras serle levantada la inmunidad parlamentaria.

Durante su estancia en prisión, recibió el Premio Sajarov del Parlamento Europeo, fue designada “presa de consciencia” por Amnistía Internacional y el director peruano Javier Corcuera reflejó su historia en el documental ‘La espalda del mundo’.

Tras su salida de prisión en 2004, se especuló con que jugaría un papel relevante en el Partido de la Sociedad Democrática (DTP), pero la ex diputada optó por mantenerse al margen de la dirección política, aunque sigue siendo un referente para los kurdos en el sureste del país y milita a favor de la autonomía kurda.

Anuncios