Antonio Cuesta. Prensa Latina

La Confederación Sindical de Empleados Públicos (KESK) y la de Sindicatos Revolucionarios de Turquía (DISK) llamaron a los trabajadores a una lucha constante contra la crisis capitalista, informó ayer la agencia de noticias Bianet.

“No más palabras, es tiempo de acción”, así de rotundo se mostró Süleyman Celebi, presidente de DISK, ante decenas de miles de trabajadores de todo el país que se manifestaron el domingo en Ankara.

El dirigente sindical aseguró que mientras el mundo entero busca soluciones a la crisis, casi nada sucede en Turquía, donde lo único que preocupa es salvar a las empresas y a sus dueños, y para lo cual se está pensando, incluso, en transferir el fondo de desempleo a los capitalistas.

Aclaró que la presente no es una recesión global sino la crisis del capitalismo, por lo que el propio sistema y los circuitos financieros, responsables de la quiebra, son quienes deben pagar los costes.

Por su parte Sami Evren, presidente de KESK, exigió la cancelación de todos los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la prohibición de cierres empresariales y la revocación de la subida de los precios.

Ambos sindicatos propusieron la creación de “plataformas de lucha contra la crisis”, integradas por trabajadores y desempleados, en todas las provincias, distritos, lugares de trabajo y barrios.

La manifestación, convocada bajo el lema “Pan, Paz y Democracia”, fue apoyada también por organizaciones profesionales, partidos políticos y grupos de izquierdas.

Anuncios