Antonio Cuesta. Estambul

La ausencia de progresos en las negociaciones entre la Unión Europea y Turquía está generado una crisis entre los fabricantes de banderas turcos.

En poco tiempo los productores de este sector han visto caer en picado las ventas de las enseñas comunitarias lo que les ha empujado, para adaptarse a la crisis, a redirigir su oferta hacia las banderas turcas y carteles del fundador de la República.

Como ejemplo, Turkish Daily News publicó hoy las declaraciones del fabricante de Esmirna Ismail Gökçe, según el cual la demanda de banderas de la UE se ha paralizado y hace algún tiempo que ni siquiera se fabrican.

Antes de 2006 -explicó al periódico- los restaurantes, los centros turísticos y los hoteles hacían muchos pedidos de estas banderas, coincidiendo con los mayores avances en el proceso negociador para el ingreso de Turquía en la UE. Pero el descenso de las expectativas entre la gente unido a la sensación de que disminuyen las posibilidades del ingreso del país en el club europeo han hecho que las ventas hayan desaparecido.

“Hace algunos años, vendíamos regularmente banderas de la UE. Hoy en día ni siquiera nos las piden”, aseguró.

Ahora, Gökçe se centra en banderas de Turquía, equipos de futbol y, también, de otros países. Sin embargo, aseguró que coincidiendo con ese descenso se ha producido un súbito aumento de la demanda de la enseña nacional.

Anuncios