Antonio Cuesta. Estambul

El ministerio de agricultura de Turquía pidió hoy a los ciudadanos que se abstengan de comprar arroz durante unos días para intentar frenar la ola especulativa que está sufriendo este cereal en el país.

Las autoridades tratan calmar los ánimos de la opinión pública y la oposición parlamentaria ante la subida del precio del arroz en un 130 por ciento durante los últimos tres meses.

Según el ministro de Agricultura, Mehdi Eker, este movimiento inflacionista responde al interés de algunos distribuidores e importadores por obtener un mayor beneficio y que en unos días el problema podría corregirse al tratarse de una crisis ficticia.

Como solución propuso el consumo de productos alternativos y la distribución estatal de arroz por debajo del precio de mercado, asegurando que en Turquía hay suficiente cantidad para satisfacer las necesidades locales.

Sin embargo el presidente de la Asociación de Industriales y Empresarios de Turquía (TÜSIAD), Arzuhan Dogan, advirtió que el alza de los precios se debe a una corriente que se está dando en todo el mundo y que, en el caso de Turquía, se ve agravada por la alta inflación.

El arroz es uno de los principales productos alimenticios en el país y fundamental para los sectores con menos recursos económicos, y una parte debe ser adquirida en terceros países para alcanzar la demanda interna.

La distribución en manos privadas, 200 mil de las 550 mil toneladas que se consumen, y las importaciones, 70 mil toneladas según los últimos datos oficiales, podrían ocasionar parte del problema.

Pero el director general de la Asociación Agrícola e Turquía, Ibrahim Yetkin, advirtió sobre la crisis que se avecina en el sector, la peor de la década, ante el descenso en la producción de trigo, maiz, arroz y girasol, y que hará que los precios se incrementen.

Algo que se está repitiendo en muchas partes del mundo y por lo que las Naciones Unidas ya pidió a la comunidad internacional que se tomen medidas urgentes contra la crisis global de alimentos, encaminadas a aumentar la producción y disminuir los precios.

También el Banco Mundial advirtió días atrás que más de 100 millones de personas en el mundo se encuentran bajo la amenaza del hambre.

Publicado con Flock

Anuncios