Antonio Cuesta. Estambul

El proyecto del nuevo código penal turco contempla la equiparación de penas entre el comercio ilegal con trabajadores inmigrantes y el asesinato, desvelaron hoy medios de prensa locales.

El nuevo proyecto avanza lentamente, pero poco a poco se van conociendo los cambios que pretende introducir el gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) cuya última propuesta es aumentar la condena contra quienes se lucran con el tráfico ilegal de personas.

Según los datos oficiales, en los últimos cinco años la emigración ilegal aumentó en Turquía un 300%, lo que ha hecho considerar a las autoridades la posibilidad de endurecer las condenas a quienes hacen de ello un negocio.

Las enmiendas propuestas contemplan penas para los traficantes de entre 8 y 12 años de cárcel, multas de hasta 6 mil euros y la confiscación de los vehículos o embarcaciones usadas para el transporte.

Fuentes del ministerio de Justicia, citadas por el diario Zaman, aseguraron que los cambios legislativos se llevarán a cabo tomando como modelo el código penal francés.

El nuevo plan de acción también contempla el incremento en la colaboración internacional para luchar contra la inmigración ilegal de manera conjunta y el aumento de la seguridad en las zonas fronterizas.

Las mismas fuentes aseguraron que durante el pasado año 230 personas murieron en su intento de alcanzar países europeos vía Turquía, además el servicio de guardacostas y la gendarmería detuvieron a 4 mil 772 y 42 mil 140 inmigrantes, respectivamente, en 2007.

Pese a ello sólamente 29 de las 192 personas procesadas para el contrabando de trabajadores inmigrantes fueron condenadas.

Sin embargo, el programa previsto viene motivado en gran medida por la presión que la Unión Europea (UE) ejerce sobre Turquía en esta materia, pues de hecho el coste del proyecto, calculado en 3 mil millones euros para los próximos 5 años, estará financiado en un 60% por la UE.

Turquía se añade así a lo que eufemísticamente se denomina “asegurar una mayor armonía con los estándares de la UE en materia de seguridad fronteriza”, y que en la práctica consiste en blindar y hacer del espacio europeo una fortaleza contra los inmigrantes.

Un modelo que, no por fracasado, sigue siendo exigido a todos los países de paso de las diferentes rutas usadas por los inmigrantes en su camino hacia las riquezas de Europa.

Publicado con Flock

Anuncios