Gara

El PKK ha ofrecido, una vez más, al Gobierno turco dejar la lucha armada si se respetan mínimamente los derechos nacionales del pueblo kurdo. La resistencia kurda recuerda que ya ha planteado esta oferta con anterioridad y lamenta que Ankara haya hecho caso omiso.

El Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) ha ofrecido de nuevo abandonar la lucha armada contra el Estado turco si el Gobierno de Ankara aplica ciertas medidas para reconocer unos mínimos derechos nacionales a los kurdos.

El comunicado titulado «Declaración para una solución democrática del problema kurdo» está firmado por «el ala militar y política del PKK» y fue hecho público el domingo en Kurdistán Sur pese a que está fechado el pasado viernes.

Las demandas que el PKK realiza al Gobierno turco son: reconocer la lengua e identidad kurdas, el derecho a la libertad de asociación, un proyecto de reconciliación nacional, la retirada de las tropas turcas de Kurdistán y, por última, la reforma de los ayuntamientos y gobiernos provinciales para dotarlos de más competencias.

«Si estas demandas se cumplen en un periodo específico de tiempo acordado entre las dos partes, el PKK comenzará una nueva fase de su lucha, abandonando las armas y sumándose a la vida democrática en una sociedad democrática», señala el comunicado.

Vía política para los kurdos

Es decir, el PKK reclama que Ankara garantice una vía política para luchar en defensa de los derechos nacionales kurdos para abandonar la vía armada. Sin embargo, el Gobierno turco no parece ser muy receptivo a la oferta de la resistencia kurda. De hecho, recientemente, los tribunales turcos iniciaron el trámite de ilegalización del DTP, formación que cuenta con 21 escaños, con el argumento de que mantiene vínculos con el PKK. El Ejército, una de las instituciones más influyentes en la República turca, por su parte, se ha mostrado dispuesto en repetidas ocasiones a protagonizar operaciones militares en Kurdistán Sur [territorio integrado en Irak] contra las bases del PKK.

En su comunicado, el PKK recuerda que no es el primera vez que ofrece a Ankara un alto el fuego unilateral, pero que todos sus intentos han fracasado por la actitud de los gobiernos turcos, que de hecho se niegan a reconocer cualquier legitimidad al PKK y a negociar con esta formación.

«Si vamos a ser eliminados mediante la violencia, proseguiremos nuestra lucha [armada] y nos defenderemos con mayor voluntad y determinación», añade el comunicado del PKK, que alertó a Ankara de que no continúe adelante con sus planes de invadir el territorio de Kurdistán Sur.

Publicado con Flock

Anuncios