Entrevista en el semanario alemán Spiegel con el líder del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), Murat Karayilan, el pasado 12 de noviembre.

Bernhard Zand. Spiegel on line.

Traducción de Antonio Cuesta

Los rebeldes kurdos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) aseguran estar luchando por una patria. Turquía y el resto del mundo los ven como terroristas que deben ser suprimidos. Los combatientes aumentaron, este otoño, sus ataques en el sudeste de Turquía desde sus bases en las montañas del norte de Iraq. Los turcos han bombardeado desde el aire las bases del PKK y han amenazado con una operación transfronteriza. Occidente ha pedido calma, pero Ankara se encuentra bajo la presión interna de llevar a cabo acciones. Y además, como precisó el líder turco, tanto EEUU como la Unión Europea consideran al PKK como grupo del terrorista, fruto de sus numerosos ataques a civiles como objetivos. Spiegel conversó con el principal líder del PKK, Murat Karayilan, en las montañas de Sagros en el norte de Iraq.

SPIEGEL: ¿Cuál es la situación en el frente y cuántas pérdidas han sufrido?

Karayilan: La guerra se está llevando a cabo principalmente en la parte turca del Kurdistán, alrededor de las ciudades de Sirnak, Hakkari, Siirt y Bingöl. Allí, nos hemos centrado desde octubre en las operaciones terrestres y aerotransportadas de los militares turcos. Ellos están sufriendo las pérdidas, no nosotros. No podemos decir qué está sucediendo en el triángulo de Ira?, Iraq y la zona de guerra con Turquía. Sólo ocasionalmente nos vemos bajo el fuego de los iraníes.

Usted ha amenazando de nuevo con retomar la guerra “en las ciudades” ¿Qué significa eso para los civiles y los turistas que visitan Turquía?

Hemos ofrecido en varias ocasiones un alto el fuego y negociaciones. Nunca hemos hablado de ataques contra civiles. Lo que nosotros decimos es que la guerra no está limitada al Kurdistán. Cerca de dos millones de kurdos viven en Estambul, y muchos otros en la zona del Egeo. Ellos están oprimidos, y tienen derecho a promover la resistencia donde viven.

El presidente Jalal Talabani, kurdo de Iraq, dice que ningún gobierno turco ha hecho más por los kurdos que el presidente Recep Tayyip Erdogan.

Pero Erdogan no ha cumplido sus promesas de resolver la cuestión kurda. Por el contrario, el gobierno ha alcanzado un consenso con los militares turcos, y ha dejado el Kurdistán a los generales.

Bagdad ha pedido al PKK el fin de sus ataques contra soldados turcos, pues de otro modo el PKK tendrá que salir de Iraq.

Estamos aquí en las montañas de Sagros. Durante siglos, nadie ha conquistado con éxito esta región, ni Saddam ni los turcos, nadie. Nosotros llevamos en estas montañas de libertad desde hace 25 años. Estábamos aquí antes de los americanos y del nuevo gobierno iraquí. Éste es el Kurdistán, y el PKK no está haciendo ningún daño al estado iraquí. Todo lo contrario, estamos apoyando su desarrollo.

¿Cuál es el objetivo de su lucha?

Deseamos vivir libremente como kurdos. Los iraníes nos dicen: ustedes son persas. El estado turco nos dice: ustedes son turcos. Y los estados árabes nos dicen: ustedes son árabes. Pero no somos ni turcos ni árabes ni persas. Somos uno de los pueblos más antiguos en esta parte del mundo y exigimos nuestros derechos.

http://www.spiegel.de/international/world/0,1518,516805,00.html

Anuncios