Antonio Cuesta. Estambul

Milicianos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) secuestraron a siete personas en el este de Turquía, cerca de la frontera con Irán, según informó hoy la agencia local de noticias Dogan.

El rapto ocurrió durante la pasada noche en una carretera cerca de la aldea de Ogulveren, en la provincia de Van, y entre los secuestrados habría dos miembros de las denominadas guardias rurales, una fuerza paramilitar financiada por el Gobierno para combatir al PKK.

Horas antes de conocerse esta acción un juez anunció el procesamiento de ocho militares turcos, recientemente liberados por la guerrilla, bajo la acusación de “socabar la disciplina militar” y “escapar al extranjero”.

Los soldados habían sido hechos prisioneros por el PKK el pasado 21 de octubre, tras un ataque sorpresa en el que murieron 12 uniformados, y puestos en libertad dos semanas después.

La misma fuente aseguró que el Ejército turco abrió fuego esta mañana contra zonas de la frontera común con Iraq después de observar a un grupo de insurgentes kurdos que pretendían infiltrarse en territorio anatolio.

Cerca de 150 mil soldados turcos se hallan desplegados en la línea de demarcación con este país árabe, a la espera de llevar a cabo una operación militar transfronteriza contra las bases guerrilleras establecidas en el norte de Iraq.

Anuncios