Antonio Cuesta. Estambul

Decenas de miles de personas marcharon hoy en homenaje al periodista de origen armenio Hrant Dink, asesinado el pasado viernes, desde la sede de su periódico hasta la iglesia donde fue oficiado su funeral.

La marcha recorrió ocho kilómetros durante los cuales los presentes no dejaron de corear insistentemente “todos somos Hrant Dink” y “todos somos armenios”, así como constantes referencias a las leyes que limitan la libertad de expresión en Turquía y que llevaron al redactor asesinado a la picota.Numerosos partidos políticos convocaron a sus simpatizantes, junto a los que también se unieron asociaciones y comunidades kurdas y armenias que denunciaron a los sectores ultranacionalistas y fascistas de haber inducido al crimen.

Las principales calles de la ciudad habían sido cortadas al tráfico rodado y un impresionante despliegue policial acompañó en todo momento a los manifestantes para tratar de impedir cualquier tipo de altercado.

Los funerales fueron llevados a cabo en la Iglesia de la Virgen María de Kumkapi, y fue oficiada por el Patriarca Mesrob II de la comunidad turco-armenia.

Precisamente las autoridades del país habían invitado para esta ceremonia a personalidades de la diáspora armenia y de la República de Armenia, pese a no mantener relaciones diplomáticas ambos estados.

Desde el viernes, Turquía se ha volcado con Hrant Dink, lamentando su pérdida y ensalzando sus valores de defensa de las minorías y de lucha por las libertades.

Su actitud en favor del entendimiento entre las diferentes comunidades en Turquía y por la plena democracia ocasionó su enfrentamiento con los sectores más intransigentes y reaccionarios del país.

Anuncios