Antonio Cuesta. Estambul

El presidente de la Asociación de Derechos Humanos (ADH) de Turquía, Yusuf Alatas, exigió hoy el cierre del campo de torturas estadounidense situado en la base naval de Guantánamo, en el quinto aniversario del arribo de los primeros prisioneros.

En sus declaraciones a la prensa, Alatas aseguró que la detención de cientos de personas en la campamento militar es el resultado de la desmantelamiento del derecho internacional que comenzó tras el 11 de septiembre de 2001.

Para el presidente de la ADH, antes de esa fecha los ataques a los derechos humanos eran una cuestión de creciente preocupación, pero tras el 11-S la seguridad se situó al frente poniendo en cuestión el respeto a los derechos y a las libertades.

Llegándose incluso a establecer debates sobre los límites de la tortura y en este sentido, aseguró Alatas, la existencia de Guantánamo simboliza un brutal retroceso en el campo de los derechos humanos.

Denunció el cinismo de las autoridades de Washington al tratar de dar un respaldo legal al centro de torturas con el argumento de que se halla fuera de las fronteras de los Estados Unidos.

Reclamó y exigió, en nombre de las organizaciones de derechos humanos, que todos estos centros de detención ilegales, y en especial el de Guantánamo, fueran cerrados sin más dilación.

Por último, se disculpó ante el hecho de que su organización no hubiera coordinado ningún acto de protesta para hoy, fecha en que se celebra una convocatoria internacional para pedir el cierre del penal.

Alatas justificó esa ausencia debido a las violaciones de derechos humanos que se cometen en su país, y las dificultades que eso conlleva a la hora de mostrar internacionalmente la solidaridad en un tema como éste.

Anuncios