Antonio Cuesta. Estambul

Hoy se conoció la sentencia absolutoria del Tribunal Penal número 2 de Estambul, favorable al director, dos redactores y un traductor de la editorial Aram juzgados por “insultar el sentido nacional” e “incitar al odio y la enemistad”.

Los cuatro habían sido demandados tras la traducción al turco y posterior publicación del libro “Los guardianes de la libertad”, obra de los intelectuales estadounidenses Noam Chomsky y Edward S. Herman.

La juez Sevim Efendiler dictaminó que las presuntas ofensas no tuvieron lugar, y aunque el texto realizaba una dura crítica contra el Estado, la Constitución turca y la Convención europea de derechos humanos garantizaban la libertad de expresión.

El proceso se inició en julio, a petición del Ministerio Público de la ciudad, y sufrió varias interrupciones y aplazamientos hasta el pasado miércoles en que quedó visto para sentencia.

Fatih Tas, director y propietario de la casa editora, aseguró que aun con la absolución, este tipo de denuncias atentan contra la libre expresión y supone un castigo en sí mismo contra los intelectuales.

Tas recordó que en 2002, también fueron juzgados y absueltos tras publicar una colección de ensayos y conferencias de Noam Chomsky.

En aquella ocasión, el autor norteamericano viajó a Turquía para testificar y autoinculparse lo que motivó que la fiscalía retirara todos los cargos contra los editores.

El de hoy es el último episodio de una larga lista de procesos contra escritores, entre ellos el reciente premio Nobel Orhan Pamuk, que provocaron serias advertencias por parte de la Unión Europea ante las limitaciones de las libertades.

Anuncios