Antonio Cuesta. Estambul

El embajador de Cuba en Turquía, Ernesto Gómez Abascal, presentó hoy al público local un análisis detallado de lo que significa el llamado Plan Bush y su intento por recolonizar la isla.

El documento fue publicado íntegramente por el diario digital Sol, y en el mismo se detallan las principales medidas con las que el gobierno de Washington pretende subvertir el orden legal existente en Cuba.

Para el diplomático, el programa de “promoción de la democracia en Cuba” es una misión injerencista e ilegal cuyo presupuesto está yendo, en gran medida, a grupúsculos políticos de Miami que viven del negocio de la contrarrevolución.

Otra parte llegó a La Habana a través de la Oficina de Intereses de los Estados Unidos, en flagrante vulneración de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas.

Además, la administración norteamericana financia innumerables emisoras de radio y televisión que, desde territorio estadounidense, emiten miles de horas semanales violando con ello el reglamento de la Unión Internacional de Telecomunicaciones y el espacio radioelectrónico cubano.

Todo ello no es más que un nuevo e infructuoso empeño de recolonizar nuestro país, aseguró Gómez Abascal.

Sin embargo, el embajador mostró su absoluta confianza en la voluntad del pueblo cubano que lleva más de 45 años resistiendo ante este tipo de agresiones, y que siempre supo enfrentarlas con éxito.

El documento se publica en un momento en que la realidad Latinoamericana está cada vez más presente en los medios de comunicación de Turquía, y la opinión pública local se muestra más receptiva a los cambios que están sucediendo en el continente.

Anuncios