Antonio Cuesta. Estambul

El ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Abdullah Gul, aseguró aquí que su país no responderá a ultimátums sobre la cuestión chipriota, después de que la Unión Europea pusiera fecha a Ankara para la solución de este asunto.

Toda la prensa local recoge hoy la negativa del gobierno turco a cumplir con el plazo establecido por la UE del 6 de diciembre para abrir sus puertos marítimos y aéreos a la República de Chipre.

Cuestiones como esta no pueden resolverse mediante el chantaje o la imposición de fechas, señaló Gul.

Por su parte, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que su gobierno no daría ningún paso si se anteponían condiciones inaceptables durante la negociación sobre la cuestión de Chipre. Añadió que su país abriría los puertos sólo después de que se levantara el aislamiento internacional a la República de Chipre del Norte.

En respuesta a la prensa, tras una reunión informal en el parlamento turco, Erdogan afirmó haber realizado todo lo que estaba en su mano sobre esta cuestión y que ahora correspondía a la UE dar el siguiente paso.

Informó que el sábado continuarán en Helsinki (Finlandia) las conversaciones, a donde viajará el ministro Abdullah Gul.

El canciller se mostró dispuesto a trabajar en la búsqueda de una solución de consenso pero afirmó que el protocolo firmado con la UE también coprendía un tratado de libre comercio con el norte de Chipre.

El primer ministro finlandés, Matti Vanhanen, cuyo país ocupa la presidencia de turno de la UE, indicó que a Turquía se le está agotando el tiempo y que su entrada en la UE tendrá un futuro incierto si la cuestión de Chipre no se resuelve.

Publicado con Flock

Anuncios