Antonio Cuesta. Estambul

Murat Kurnaz, ciudadano turco residente en Alemania, pasó cuatro años y medio en el campo de detención estadounidense de Guantánamo. Hoy se publicó aquí un extracto de la entrevista realizada por el canal CNN de Turquía.

Una parte de sus declaraciones a la cadena televisiva fueron reproducidas por el periódico Turkish Daily News.

Kurnaz, de 24 años, fue detenido en Paquistán tras el 11 de septiembre de 2001, encarcelado en la ciudad afgana de Kandahar y en 2002 trasladado a la base militar de Guantánamo.

Acusado de pertenecer a Al Qaeda sufrió durante más de cuatro años torturas sistemáticas a manos de soldados estadounidenses.

En agosto de este año fue liberado ante la ausencia de pruebas que lo involucraran en actividades terroristas, tras lo cual la fiscalía alemana abrió una investigación que concluyó con el archivo definitivo del sumario.

En la entrevista Kurnaz desveló un macabro inventario de torturas por las que pasó durante todo su cautiverio. Aseguró que los detenidos eran sometidos a largas sesiones de descargas eléctricas y palizas.

En otras ocasiones les sumergían la cabeza en agua hasta llegar casi a la asfixia, les colgaban del techo durante días sujetados por grilletes, o los mantenían por largos periodos sin comida ni bebida.

Tras esas sesiones, un doctor solía reconocerlos para determinar si podían seguir siendo torturados, afirmó.

Kurnaz explicó que los prisioneros eran encerrados en celdas a las cuales era bombeado aire helado o muy caliente.

Yo vi morir a varias personas, relató, muchas veces pensé que no podría soportarlo y también moriría. Igualmente habló de abusos psicológicos que incluían insultos religiosos y vejaciones al Corán.

Kurnaz siempre defendió su inocencia y tras ser liberado y volver a Alemania acusó al gobierno de antiguo Canciller Gerhard Schroeder de colaborar con las fuerzas estadounidenses.

Publicado con Flock

Anuncios