Publicaciones Etiquetadas 'Turquía'

Los fiscales turcos perseguirán a los políticos israelíes

Todays Zaman

El Primer Ministro de Israel, el Ministro de Defensa y el jefe del Estado Mayor están entre los principales sospechosos en una investigación iniciada por la Oficina de la Fiscalía Bakırköy de Estambul sobre la operación militar del lunes contra una flotilla civil de ayuda a Gaza que dejo nueve pasajeros muertos, todos ellos ciudadanos turcos.

La Oficina de la Fiscalía Bakırköy de Estambul ha iniciado una investigación sobre el ataque de Israel. El fiscal Mehmet Taştan, que sirve en la Junta Directiva de la Oficina del Fiscal de Ankara, también está ayudando a los fiscales de Bakırköy. Ha oído los testimonies de algunos de los heridos que fueron llevados a Ankara por una ambulancia aérea turca.

Entre las pruebas de los fiscales están los informes de las autopsias de los ocho ciudadanos turcos y de un ciudadano de doble nacionalidad turco-estadounidense que fueron asesinados en el ataque. Si la Oficina del Fiscal consigue recopilar pruebas suficientes contra Israel, al final de esta investigación, acusará a los cargos israelíes de varios crímenes, incluyendo el de asesinato, lesiones, toma de rehenes, ataque a ciudadanos turcos en mar abierto y piratería. Los principales sospechosos de la investigación hasta ahora son el Primer Ministro Benjamín Nentayahu, el Ministro de Defensa Ehud Barak y el jefe del Estado Mayor, el general Gabi Ashkenazí.

El fiscal Taştan entrevistó a todos los heridos el miércoles en un hospital de Ankara, excepto a los pacientes de la unidad de cuidados intensivos. Taştan enviará los testimonios a la Oficina de la Fiscalía de Bakırköy y al Ministerio de Justicia.

Unos 500 activistas que estaban a bordo de los buques de la flotilla fueron llevados a Turquía el miércoles. Los supervivientes fueron examinados por el Consejo de Medicina Forense (ATK) para suministrar más pruebas sobre el ataque. Los resultados de las autopsias también se utilizarán como pruebas contra Israel. Los documentos incluirán información sobre la causa y la forma de la muerte por armas de fuego, así como los disparos a quemarropa. El ATK también está buscando pruebas para ver si se utilizaron armas químicas contra los activistas de la paz.

Los Ministerios turcos de Justicia y Exteriores también están siguiendo de cerca la investigación, que podría acabar en la acusación a los responsables del ataque. El procesamiento de los sospechosos estará basado en el Derecho Internacional de la Convención del Mar y los principios universales relacionados con un juicio justo. Para demostrar que la intervención de Israel fue ilegal, los fiscales subrayaron que los barcos estaban en aguas internacionales, que las personas a bordo ondearon una bandera blanca en señal de rendición, que los barcos transportaban ayuda humanitaria, que los pasajeros no amenazaban a Israel y que los capitanes de los barcos o los países de las banderas bajo las cuales navegaban no dieron el permiso de intervención. Pruebas concretas, como los disparos a corta distancia a las víctimas y el testimonio de éstas también se incluirán como pruebas. Si mientras tanto se constituye un comité de investigación en Israel, la Oficina del Fiscal también hará uso de los resultados de dicha comisión

Fuente: http://www.todayszaman.com/tz-web/news-212202-100-turkish-prosecutors-go-after-israeli-politicians.html

Traducido del inglés para Rebelión por Carlos Sanchis y revisado por Caty R.

Judíos antisionistas piden en Turquía el fin del Estado de Israel mientras su embajador en España justifica la masacre

Una elevada muestra de dignidad junto a la más abyecta de las infamias.

Antonio Cuesta. Rebelión

Tres rabinos estadounidenses, pertenecientes al movimiento antisionista Neturei Karta International, llegaron el viernes a Estambul para sumarse al movimiento mundial de denuncia contra Israel por su asalto a la “Flota de la Libertad” cuyo destino era Gaza. Todo un gesto de dignidad y de coherencia intelectual.

A su llegada a la sede central de la Fundación de Ayuda Humanitaria IHH, organizadores del convoy atacado, el rabino Yisroel Dovid Weiss expresó a Rebelión su resuelta oposición a la existencia del estado de Israel y su determinación de trabajar para que los crímenes cometidos por éste no queden impunes.

“Condenamos rotundamente esta atrocidad que ha sido perpetrada contra Turquía y los activistas de Derechos Humanos que viajaban en los barcos” afirmó el religioso en referencia al ataque llevado a cabo por Israel en la madrugada del pasado lunes.

Añadió que todos sus esfuerzos se centran ahora en conseguir “de una manera rápida y pacífica el desmantelamiento del estado de Israel y una (Franja de) Gaza en paz”, de este modo “judíos, musulmanes y cristianos podremos vivir en armonía”.

Para Weiss el judaísmo es una religión pacífica y no así el estado hebreo “que fue creado para atemorizar a la gente”.

Durante la rueda de prensa que tuvo lugar con posterioridad, los líderes religiosos desplegaron una pancarta donde se podía leer “el judaísmo rechaza el estado de Israel y sus atrocidades” y portaban sobre sus trajes unas pequeñas etiquetas con la leyenda “un judío no un sionista”.

El presidente de la organización IHH lo había expresado momentos antes a la prensa: “Con nosotros [en los barcos asaltados] había gente de todos los rincones del mundo. Derechistas, izquierdistas, liberales, conservadores, ateos, islamistas, musulmanes, cristianos, judíos y budistas. Era una iniciativa pacífica y civil organizada por personas con conciencia, que iban desarmadas”.

En la misma línea se expresaron los tres cooperantes españoles cuando explicaban a este periódico que el clima de convivencia en el barco fue excelente pese a reunir a personas de muy diferentes culturas, ideologías y religiones.

Justificar el horror

Y mientras todo esto sucedía en Turquía, en el estado español un individuo que se dice diplomático, Raphael Schultz, para más señas representante del estado sionista de Israel, justificaba en El Periódico el uso de las armas porque “toda esa gente está ideológicamente muy en contra del estado de Israel”. Tan en contra estaban que las tropas de elite, que se lanzaron a sangre y fuego contra los voluntarios humanitarios, llevaban una lista con 16 personas de las que iban a bordo a las que era necesario asesinar. Todas ellas connotados activistas de la defensa de los derechos del pueblo palestino y algunos de los cuales son ciudadanos israelíes. Cuando Schultz definió a las víctimas como “violentos disfrazados de pacifistas” estaba ocultando que entre esos “objetivos” militares se hallaba por ejemplo Hylarion Capycci, arzobispo católico melkita israelí; o que sus valorosos soldados golpearon y tiraron por el suelo al arzobispo de Jerusalén, un anciano de más de 90 años, que también viajaba en el barco; por no hablar de esa cifra de muertos que a él le parece despreciable y en la que evita incluir el número indeterminado de desaparecidos que más pronto que tarde se conocerá con exactitud.

Porque, efectivamente, hay muertos con disparos de bala en la cabeza realizados a menos de un metro como lo demuestran las pruebas forenses. Ejecuciones sumarias de personas cuya mayor y más peligrosa arma era su ideología, como bien reconoce el embajador. Y hay testigos que vieron cómo soldados israelíes lanzaban al mar cuerpos. Pero para eso Schultz no dio respuestas.

De modo que la operación militar fue minuciosamente preparada y organizada con la ayuda de los servicios de inteligencia. Sabían quiénes iban en el convoy y qué hacían. “Un día antes del ataque -relató el activista Manuel Tapial- vimos que un avión espía no tripulado (drone) sobrevolaba los barcos”.

El discurso sionista es ahora desprestigiar a la Fundación IHH, “una organización terrorista” dicen de ella. Y se multiplican los artículos de las raholas y los albiacs para maquillar el rostro criminal de un estado terrorista como es el de Israel. Pero lo cierto es que la ONG turca ha socorrido tanto a las víctimas del terremoto de Haití, como a los damnificados de seísmos en Italia y Grecia, del tifón Katrina en Estados Unidos, además de llevar ayuda humanitaria a Afganistán, Irak, Bosnia y diversos estados de África. “Nuestras cuentas son claras y abiertas” aseguró el jueves Bülent Yildirim, presidente de IHH.

Pero por si esto no fuera suficiente, Israel pretende justificar la barbarie con la tesis de que estaban siendo invadidos; en palabras de su embajador: “cuando entra un violento en tu casa y te ataca y luego…”. Ayer Yildirim presentó un documento que certifica que las coordenadas de los barcos a las 1.31 GMT del pasado lunes, 31 de mayo, (hora en que fue asaltado) eran 32º 49′ 40,80” Norte y 33º 31′ 55,20” Este, lo cual quiere decir que las embarcaciones se hallaban en aguas internacionales.

Así lo explicó el dirigente de IHH: “viajábamos en aguas internacionales, de las que nadie es propietario. Ignorando el derecho internacional y la legalidad marítima que se ha dado la Humanidad durante miles de años, [Israel] actuó no con la responsabilidad y la seriedad de un Estado, sino como una organización terrorista” y sentenció que los responsables israelíes por el abordaje a la Flota de la Libertad debe ser juzgados como “los nazis por los crímenes cometidos contra los judíos” y “los serbios por las matanzas de bosnios”.

¿Peligran las relaciones Turquía-Israel?

Antonio Cuesta. Prensa Latina

Tras las declaraciones del martes del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, y de algunos miembros de su gobierno muchos analistas se preguntan en Turquía cómo será el futuro de las relaciones con Israel.

Aunque la prensa local se mostró unánime a la hora de condenar al estado hebreo por su asalto a la flotilla humanitaria que se dirigía a Gaza, que causó al parecer 9 muertos y decenas de heridos, no parece tener tan claro cuáles serán las medidas que adoptará el ejecutivo de Ankara tras esta crisis.

Parece inevitable que la “sangrienta masacre”, como la definió Erdogan, afectará a la futura relación entre ambos países, sin embargo los hasta ahora firmes aliados mantienen unos estrechos vínculos de cooperación sobre todo en el terreno militar.

La cancelación de tres maniobras militares conjuntas programadas, las exigencias planteadas por el canciller turco ante el Consejo de Seguridad de la ONU, las duras afirmaciones del viceprimer ministro al conocer el sanguinario asalto, y la firme determinación de Erdogan para que se juzgue a los responsables de la masacre, sólo son una parte de la cuestión.

Lo que no se cita habitualmente son los multimillonarios intercambios existentes entre ambos estados, más de 3,3 mil millones de dólares en materia de comercio y unos 2 mil en el campo del equipamiento militar.

Según los datos de la Oficina de Relaciones Económicas Exteriores, el volumen comercial de Turquía con Israel pasó entre 1996 y 2008 de 446 millones de dólares a 3,38 mil millones, mientras que los intercambios de la industria bélica supusieron, en algo más de una década, unos 2 mil millones.

El gobierno turco discute estos días la posibilidad de cancelar o reducir los acuerdos con el estado hebreo, sin pasar por alto los lucrativos negocios de actualización o venta de armamento.

Según el diario Hurriyet el programa de mejora de los aviones de combate F-4 y F-16 turcos, que tenían previsto realizar las empresas israelíes Elbit y Elop, tendría muchas posibilidades de ser cancelado.

Idéntica suerte podría seguir la compra de 4 aviones no tripulados Heron, al no cumplirse los plazos pactados ni las condiciones exigidas a los proveedores israelíes, pese a que este martes el ministro de defensa turco, Vecdi Gonul, aseguró que serían entregados a principios de verano.

Otro tema sensible, especialmente para Israel, es la paralización del proyecto Medstream, debido al deterioro de las relaciones bilaterales en los últimos dos años, con el que se pretendía crear una serie de conducciones para petroleo, gas y agua cuyo destino sería el país hebreo.

Ahora el gobierno de Ankara exige a Israel que indemnice a las víctimas y a los propietarios de los buques retenidos y que se castigue a los autores del brutal asalto, mientras la fiscalía turca estudia la posibilidad de juzgar la agresión en los Tribunales nacionales.

Erdogan dejó claro que Turquía no tiene ningún problema con los judíos ni con los ciudadanos israelíes, pero mantiene la firme determinación de que las instituciones multilaterales presionen a Israel para que cumpla la legislación internacional y respete los derechos humanos.

Erdogan califica de “sangrienta masacre” la agresión israelí y pide que se castigue

Antonio Cuesta. Blog de Turquía

El primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, aseguró ayer en Ankara que la violenta agresión israelí a la flotilla humanitaria con destino a Gaza sólo puede ser considerada como una “sangrienta masacre” y debe ser castigada.

En su intervención ante el Parlamento de su país, Erdogan aclaró que “incluso los bandidos y piratas tienen reglas éticas” y calificó el asalto israelí como “arrogante, irresponsable, imprudente e injusto”, que pisoteó los valores humanos y que, por supuesto, debía ser castigado.

Se mostró escéptico ante la posibilidad de que sea Israel quien conduzca la investigación de lo sucedido puesto que esperar un resultado objetivo por parte “de un Estado que ha hecho de las mentiras su política de Estado es una tontería”, por lo que pidió que fuera responsabilidad de la comunidad internacional.

Al tiempo consideró que la acción militar llevada a cabo contra civiles significa “una gran vergüenza para la historia”, y exigió a Israel el fin inmediato del “inhumano bloqueo” contra Gaza y el libre acceso a la ayuda humanitaria con destino a la franja palestina.

Igualmente amenazó con la ruptura de relaciones al asegurar que “nadie debería poner a prueba la paciencia de Turquía”.

El dirigente turco llegó al país a primera hora de la mañana de ayer tras suspender la visita oficial que estaba desarrollando en Chile.

Por su parte el portavoz del Parlamento, Mehmet Ali Sahin, lamentó la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU de condenar el ataque pero no al agresor.

Para Sahin, “el resultado es insuficiente e inaceptable” por cuanto la agresión se produjo en aguas internacionales y contra civiles pacíficos y desarmados.

Condiciones de Turquía

Horas antes el Ministro de Asuntos Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, explicó al Consejo de Seguridad de la ONU que Israel tenía las manos manchadas de sangre y pidió a la comunidad internacional una serie de medidas entre las que se encontraban las siguientes:

  • Que Israel pida disculpas a la comunidad internacional y a las familias de los asesinados y heridos en el ataque.
  • Que se lleve a cabo una investigación urgente.
  • Tomar medidas legales, de acuerdo al derecho internacional, contra las autoridades responsables de la agresión.
  • De manera efectiva, Naciones Unidas hará respetar a Israel el derecho internacional y los derechos humanos.
  • La devolución inmediata de los muertos y heridos.
  • Que Israel permita a los barcos la entrega del material humanitario en destino.
  • Las familias de los muertos y heridos, las organizaciones humanitarias y empresas navieras deberán ser indemnizadas.
  • El bloqueo a Gaza deberá ser levantado inmediatamente y permitir la entrada de toda la ayuda humanitaria.
  • La comunidad internacional contribuirá a hacer de Gaza una región de paz.

Las relaciones entre Turquía e Israel en su momento más grave

Antonio Cuesta. Prensa Latina

El viceprimer ministro turco, Bülent Arinç, anunció hoy la llamada a consultas de su embajador en Israel, así como la cancelación de tres maniobras militares programadas para fechas próximas, según informó la prensa local.

La reacción del gobierno turco tuvo lugar tras el ataque israelí en aguas internacionales contra la flotilla humanitaria que se dirigía a Gaza y en el que murieron al menos 10 personas.

Arinç descartó por el momento cualquier acción de respuesta aunque condenó con dureza la agresión, exigió un informe exhaustivo sobre lo sucedido e informó sobre la solicitud de una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para tratar el tema de Israel.

También anunció que pedirá a la Organización de la Conferencia Islámica, a la Unión Europea y la Liga Árabe que se reúnan para valorar los hechos en carácter de urgencia.

“Este incidente pone de relieve una vez más la temeridad de Israel. Es una mancha negra en la historia de la Humanidad”, dijo Arinç, quien reconoció que el Ejecutivo turco aún no dispone de datos fiables sobre el número de muertos y heridos en el ataque contra la llamada “Flota de la Libertad”.

El político calificó la acción de Israel de “piratería”.

Por su parte el subsecretario de Asuntos Exteriores turco, Unal Cevikoz, se reunió durante la mañana con el embajador israelí en Turquía, Gabi Levy, al que reclamó la liberación inmediata de los activistas heridos para ser trasladados y atendidos en Turquía.

Asimismo, Cevikoz advirtió que Turquía se reserva el derecho a acudir a la Justicia Internacional para protestar contra el asalto.

Según los medios locales ese fue el contenido de una reunión que apenas duró 15 minutos.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Ahmet Davutoglu, se trasladará hoy a Nueva York para exigir la convocatoria del Consejo de Seguridad de la ONU, al que Turquía pertenece como miembro no permanente.

La mayoría de los seis barcos de la flotilla internacional que se dirigían hacia Gaza para llevar ayuda humanitaria eran turcos y, según la prensa local, los diez activistas muertos serían de esa nacionalidad.

La policía ha desplegado medidas extremas de seguridad en torno a las legaciones diplomáticas y oficinas comerciales israelíes en el país.

“Israel ha demostrado una vez más que ignora por completo la vida humana y las iniciativas de paz eligiendo como blanco a civiles inocentes”

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía responde a la barbarie sionista: “Israel pagará por este sangriento ataque”

Antonio Cuesta. Blog de Turquía

Tropas israelíes atacaron a los buques de ayuda internacional en una sangrienta operación a pesar de que se encontraban en aguas internacionales.

El Gobierno de Turquía realizó hoy lunes una enérgica protesta por el ataque militar de Israel que mató a unas 15 personas a bordo de un convoy de barcos de ayuda humanitaria, destinado a la franja de Gaza.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía aseguró en un comunicado que el ataque al convoy “es inaceptable, Israel tendrá que pagar las consecuencias de su acción”. “Una vez más la fuerza militar israelí se ha usado contra civiles, entre los que se hallaban mujeres, niños y ancianos de varios países que deseaban llevar ayuda humanitaria al pueblo de Gaza”.

“Israel ha demostrado una vez más que ignora por completo la vida humana y las iniciativas de paz eligiendo como blanco a civiles inocentes. Condenamos duramente tan inhumana acción cometida por Israel. Este lamentable suceso, que tuvo lugar en el mar abierto y que constituye una violación del derecho internacional, puede conducir a consecuencias irremediables en nuestras relaciones bilaterales”, aseguró el Ministerio.

“Además de las iniciativas de la Embajada de Turquía en Tel Aviv, el embajador de Israel en Ankara ha sido convocado al Ministerio para dar una explicación urgente”, añadía el comunicado.

“Cualesquiera que sean los motivos alegados por Israel, es imposible aceptar una acción como la llevada a cabo contra civiles que realizaban actividades pacíficas. Israel tendrá que responsabilizarse por las consecuencias de esta violación de la ley internacional”, finalizaba el documento.

El Ministerio también expresó sus condolencias a quienes perdieron a sus seres queridos en el ataque.

Israel abrió fuego esta madrugada contra un buque de bandera turca (“Mavi Mármara”) que se dirigía a la Franja de Gaza transportando ayuda humanitaria. Soldados israelíes utilizaron munición real contra los activistas de paz que viajaban en el barco. Por el momento no hay datos sobre la identidad ni nacionalidad de los asesinados. A bordo del Mavi Mármara se hallaban más de 700 personas procedentes de diferentes países.

Miles de personas se concentraban desde primeras horas de la mañana frente al consulado de Israel en Estambul para protestar por el criminal ataque.

Irán, Brasil y Turquía: acuerdo irreprochable

Editorial La Jornada

El acuerdo tripartito alcanzado ayer [el lunes] por los gobiernos de Irán, Brasil y Turquía para resolver el conflicto en torno al programa nuclear del primero de esos países desactiva en forma satisfactoria e irreprochable los argumentos con los que Estados Unidos y la Unión Europea (UE) han descalificado y satanizado los esfuerzos científicos de la república islámica: ésta enviará a territorio turco mil 200 kilos de uranio enriquecido en bajo grado y recibirá, a cambio, 120 kilos de ese metal, enriquecido en el grado que requiere su reactor atómico.

El pacto constituye, en suma, una manera adecuada de conciliar los aspectos hasta ahora en pugna: el temor occidental de que Teherán adquiera la capacidad para fabricar armas nucleares y la determinación iraní de seguir adelante con su desarrollo tecnológico y preservar su soberanía.

La propuesta anterior, formulada por la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), era semejante: estipulaba la entrega, por Irán, de sus existencias de uranio a Rusia, para que allí fuera enriquecido, y luego convertido por Francia en el combustible que necesita el reactor iraní.

Teherán rechazó esos términos, pues eran semejantes a una imposición e implicaban reconocer la potestad de las potencias atómicas de controlar las actividades nucleares de la república islámica, la cual está en su derecho de rechazar esa pretensión, sobre todo si se toma en cuenta que el empeño fiscalizador, concentrado en los últimos meses en el llamado Grupo de los 6 (G-6: Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania), es toda una muestra de doble moral, pues ni las potencias atómicas que son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, ni Alemania, intentaron, en su momento impedir el desarrollo de armas atómicas por Israel, India y Pakistán.

En contraste, el convenio signado ayer en la capital iraní constituye un pacto entre iguales y, lejos de representar un ucase neocolonial, es la coronación de un esfuerzo de mediación de manifiesta buena voluntad que deja a salvo las inquietudes de las dos partes.

Los países que han pretendido prohibir el desarrollo de tecnología nuclear a Irán no tienen ya pretexto para porfiar en tal postura ni para rechazar los términos estipulados por Teherán, Brasilia y Ankara. Si, a pesar de todo, los gobiernos de Estados Unidos y Europa occidental siguieran empeñados en hostilizar a la república islámica y prohibirle cualquier actividad atómica, se evidenciaría que la preocupación por la proliferación nuclear es un mero pretexto para negar los derechos soberanos de un Estado integrante de la comunidad internacional que, hasta ahora, ha sido agredido y no agresor.

Quedaría claro también que, dicha por Occidente, la consigna de evitar la proliferación de armas atómicas o de destrucción masiva no apunta a crear un mundo más seguro, sino a mantener el monopolio de esos artefactos en manos de unos cuantos gobiernos, entre los que se encuentran dos particularmente belicosos: el de Estados Unidos y el de Israel.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2010/05/18/index.php?section=opinion&article=002a1edi

El AKP logra el apoyo parlamentario para someter a referendo su reforma constitucional

Gara

El Parlamento de Turquía votó ayer la reforma de la Constitución, abriendo así la posibilidad a la convocatoria de un referendo para la aprobación definitiva del paquete de enmiendas aprobado por los parlamentarios del AKP que, según sus críticos, dará más poder al Gobierno islámico moderado frente a los sectores laicos. Según el Ejecutivo, las reformas, entre cuyos objetivos están la Judicatura y el Ejército, acercarán a Turquía a las normas de la Unión Europea.

El gobernante Partido de Justicia y Desarrollo (AKP) de Turquía logró ayer el respaldo parlamentario necesario para llevar a cabo una serie de reformas de la Constitución elaborada tras el golpe de Estado de 1980, que serán sometidas a referendo.

El paquete de enmiendas constitucionales recibió el apoyo de 336 de un total de 550 diputados, seis más de los 330 necesarios, pero menos de la mayoría cualificada de dos tercios que habría supuesto su aprobación sin necesidad de ser sometido a consulta popular.

Sólo con los votos de los diputaos que respaldan al Gobierno y el rechazo de la oposición, el Parlamento aprobó, tras dos semanas de intenso debate, el polémico paquete de enmiendas con el que sus críticos afirman que el AKP quiere controlar la Justicia.

Las reformas propuestas, que buscan principalmente limitar los poderes de las jerarquías judicial y militar, las dos instituciones más poderosas del país y hostiles al Ejecutivo, serán sometidas ahora a la aprobación del presidente turco, Abdullah Güll (AKP), que deberá anunciar un referendo, que el Gobierno quiere que se celebre en julio.

Las enmiendas pretenden reformar la estructura del Tribunal Constitucional -aumente de 11 a 17 sus miembros, algunos de los cuales podrán ser nombrados por el Parlamento- y del Consejo Superior del Poder Judicial (de jueces y fiscales) y también limitan la jurisdicción de los tribunales militares y abren la posibilidad a que, en tiempos de paz, los oficiales del poderoso Ejército sean enjuiciados por tribunales civiles por intento de golpe de Estado o delitos relacionados con la seguridad y a que el jefe de las Fuerzas Armadas y sus cuatro adjuntos sean juzgados, en determinados casos, por la Corte Suprema.

El primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, afirmó que las reformas acercarán a Turquía a las normas de la Unión Europea y allanarán el camino a su adhesión, pero sus oponentes las ven como un intento para que su partido se haga con el control de todos los organismos del Estado.

El principal grupo de la oposición, el Partido Republicano del Pueblo (CHP), anunció que apelará a la Corte Constitucional de Turquía para bloquear la celebración de la consulta popular. Acusan al Ejecutivo de querer «amordazar» a la judicatura y a la jerarquía militar.

El Alto Tribunal ya ha impedido el avance de varias reformas del AKP en el pasado y existe la posibilidad de que detenga la reforma y el proceso hacia el referendo, lo que, según algunos analistas, podría incitar al primer ministro a adelantar la convocatoria de las elecciones legislativas previstas para 2011.

El fiscal jefe del país, que ya intentó ilegalizar el AKP, afirmó que las reformas no son democráticas, sumándose a quienes acusan a Erdogan de intentar socavar la independencia de la Judicatura e instalar a sus partidarios en los principales puestos de las administraciones judicial y civil.

Fuente: http://www.gara.net/paperezkoa/20100508/198228/es/El-AKP-logra-apoyo-para-someter-referendo-su-reforma-constitucional/

El velo islámico y el velo occidental

Antonio Cuesta. Blog de Turquía

En la polémica del velo -ahora reavivada en Francia tras la propuesta presidencial de mayor prohibición- hay mucho de imperialismo cultural, poco de sensatez y nada de honestidad intelectual.

La decisión del presidente francés de prohibir el uso del burka y el niqab -extremadamente minoritario- en el Estado francés es el último episodio de una serie de decisiones adoptadas en Europa contra los valores culturales de la población musulmana, como la prohibición de minaretes en Suiza o el debate sobre la identidad francesa impulsado por el propio Sarkozy, en el que se arremetió contra los inmigrantes. Los defensores de esta medida se justifican en la protección de los derechos de la mujer.

Creemos (nos hacen creer) que este debate es reciente, pero ya a finales del siglo XIX el administrador británico en Egipto, Lord Cromer, se erigió en emancipador de las mujeres egipcias al afirmar que la sociedad y la religión islámica estaban atrasadas y eran claramente inferiores a la cultura europea. Como signo de esta inferioridad evocó el uso del velo y la situación de las mujeres en Egipto. Aparentemente sin mayores contradicciones, mientras en su colonia se presentaba de ese modo como el defensor de los derechos de la mujer, en Londres destacó activamente en su tarea como presidente de la Liga de los Hombres Contra el Sufragio Femenino [Nash, 265].

Fue Leila Ahmed, relevante feminista egipcia, quien denunciaría un siglo después la continua fijación occidental contra el velo, como símbolo evocador del supuesto retraso cultural y de privación de las mujeres árabo-musulmanas. Una mirada deformada que fomentó una única lectura sobre el velo, negativa y de subalternidad. Una obsesión, además, falsa que no provoca problemas ni en los países de acogida ni en los de origen, salvo por el acicate que suponen las declaraciones xenófobas de la clase política y sus esfuerzos legislativos por generar tensiones allí donde no existían. Porque lo que es evidente es que el uso del velo puede tener numerosos significados, pero se han preferido ignorar así como otras múltiples manifestaciones de la cultura y la dinámica social musulmana.

El caso de Turquía es paradigmático de esta situación. Hace unos días Mayte Ciriza, directora de la Fundación Ibercaja en Logroño (y esposa del Consejero de Presidencia del Gobierno de La Rioja, para más señas), afirmaba en un artículo (Bajo el burka) que “en Turquía, donde estaba prohibido el velo en las universidades, al levantarse la prohibición, ha habido una enorme presión sobre las chicas que no lo llevaban para que se lo pusieran”. El problema no es la ignorancia de quien lo escribe, la cuestión es que ese tipo de discurso arraiga precisamente gracias a la mentira. Si bien en febrero de 2008 el Parlamento turco levantó la prohibición que pesaba sobre el velo en las universidades -una iniciativa por lo demás apoyada por muchos intelectuales liberales laicos, la mayoría de la población y asociaciones de derechos humanos internacionales-, cuatro meses después el Tribunal Constitucional de aquel país anuló la disposición. Fue precisamente durante el trámite parlamentario de aquella fallida ley cuando el ultracatólico presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE), el holandés René van der Linden, aseguró que Turquía podría ser expulsada del organismo paneuropeo si obligaba a sus ciudadanas a llevar el pañuelo islámico, e invitó a las mujeres turcas que se vieran obligadas a ponerse esta prenda a denunciar su caso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Alguien debería explicarle que permitir no es sinónimo de obligar (¿otro ignorante?). Curiosamente van der Linden, que se define como «un católico devoto» aunque sin permitir «que la religión interfiera en la política», había impedido meses antes que se debatiera en la institución que presidía un informe sobre los peligros de la enseñanza del creacionismo, ya que él mismo defendía el respeto a esa creencia y, al igual que los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI, consideraba que la teoría de la evolución “no es más que una hipótesis”. En su país, Dinamarca, el gobierno liberal-conservador también analiza la conveniencia de elaborar una ley que prohíba el velo integral en la vía pública, las escuelas o los tribunales. Prohibir, prohibir y prohibir, parece ser la máxima del ultracatolicismo radical.

Pero volviendo a la propuesta francesa de incrementar la prohibición (pues el velo islámico ya estaba prohibido en los colegios públicos desde 2004), habría que recordar que tampoco estamos ante una iniciativa tan novedosa. Ya lo intentaron contra Argelia en la década de los 50 del pasado siglo XX, y el resultado fue que el pañuelo pasó a convertirse en bandera de la resistencia anticolonial como señaló el pensador antiimperialista Franz Fanon. Entonces, la vestimenta femenina se convirtió en una demostración de cohesión identitaria y de lucha contra el imperialismo francés [Fanon, 65].

¿Alguien les preguntó a ellas?

Los bien pensantes varones blancos han decidido autoproclamarse defensores de la democracia, la libertad y los derechos femeninos (¿sin preguntar a las mujeres?) subyugados por el síndrome de Lord Cromer. Falseando el debate hacia las disyuntivas Islam-Democracia, imposición del velo-libertad de la mujer.

Desde la perspectiva de las mujeres árabo-musulmanas el uso del velo puede ser tributario de decisiones muy diversas: resistencia, reafirmación identitaria, estrategia de movilidad, y también de sumisión o como símbolo del islam político. En palabras de la feminista iraní Valentine Moghadam:

El velamiento voluntario no es necesariamente expresión de filiación con, o de apoyo a, un movimiento islámico político, sino más bien de forma paradójica representa el rechazo de la autoridad parental o patriarcal entre mujeres jóvenes rebeldes. Éste puede ser de modo especial el caso de las jóvenes de familias no tradicionales -por ejemplo, palestinas, argelinas o tunecinas- que al ponerse el hiyab aspiran a una autonomía personal y a una apariencia más seria, sobre todo en colegios mixtos. [Moghadam, 149]

Existen miles de mujeres musulmanas que visten hiyab y que estudian, trabajan y militan en formaciones de izquierda. Es el caso de Ilham Moussaïd, estudiante de 22 años que se presenta como candidata por el izquierdista NPA, que lidera Olivier Besancenot, en las elecciones regionales de marzo en Provenza-Alpes-Costa Azul. «Se puede ser laica y feminista llevando el velo», reivindica.

Pero la propuesta de Nicolas Sarkozy supone ir más allá, y prohibir el velo integral en cualquier espacio público, incluida la calle. Sorprende tanta actividad y propaganda desplegada ¿existía alarma social? ¿problemas de convivencia? Según el ministro de Interior, Brice Hortefeux, de los más de cinco millones de musulmanes que viven en el Estado francés sólo 1.900 mujeres llevan velo integral. ¿Cuándo dejarán de pensar y legislar por ellas?

Referencias bibliográficas:

- Mary Nash, Mujeres en el mundo. Historia, retos y movimientos. Alianza editorial, Madrid 2004.

- Frantz Fanon, A dying colonialism. Grove Press, Nueva York 1967.

- Valentine Moghadam, Modernizing women. Gender and social change in the Middle East. Lynne Rienner Publishers, Londres 1993.

Turquia tiene un factor de importancia creciente en el complicado escenario del Medio Oriente

Ernesto Gómez Abascal. Orbe

¿Es Turquía un país del Medio Oriente? Esta pregunta puede provocar debates interminables si Ud. se la hace a los turcos, pues la revolución modernizante que lideró Ataturk a partir de la proclamación de la república el 29 de octubre de 1923, puso sus ojos en Europa Occidental como modelo hacia donde se debía avanzar e hizo transformaciones importantes en este camino.

Sin embargo, desde el punto de vista geográfico, el país otomano extiende más del 90% de sus 814 mil kilómetros cuadrados sobre la península de Anatolia, en el continente asiático, y sólo una pequeña porción de su territorio es realmente europeo. Pero tal vez lo más importante a la hora de llegar a definiciones sea lo referente a las raíces religiosas y culturales que mantienen a casi la totalidad de la población vinculada a la fe islámica, haciéndolos parte de un mundo que los europeos y occidentales ven como ajeno y algunos miran con no pocos prejuicios..

La religión islámica o musulmana, posiblemente mucho más que la cristiana, implica también una cultura o una forma de vida y aunque entre los turcos existen diferentes niveles en cuanto a su práctica, se puede afirmar que todo el país vive siguiendo sus normas. Turquía continúa siendo parte del “Oriente Islámico” como se le conocía en el pasado y ello la sigue diferenciando del “Occidente Cristiano”, con el cual tuvo no pocas contradicciones y guerras en siglos pasados, cuando Estambul era la floreciente capital de un vasto Imperio y el Sultán era a la vez Califa, es decir la máxima autoridad de esta religión.

A finales del siglo XIX y ya en plena decadencia, el Imperio comenzó a desmembrarse frente a la ambición colonialista de las grandes potencias, proceso que culminó durante la Primera Guerra Mundial, cuando Francia e Inglaterra firmaron en 1916 el Tratado Sykes-Picot mediante el cual se distribuyeron prácticamente todo el Medio Oriente y junto a Grecia e Italia, invadieron partes de la actual Turquía, incluido el control de Estambul, ciudad que por su estratégica posición geográfica sobre el Bósforo, domina el tráfico marítimo entre el Mar Mediterráneo y el Mar Negro. Fue entonces cuando Mustafá Kemal Ataturk, Héroe Nacional de los turcos, encabezó una guerra de liberación que culminó exitosamente en 1923 e inició la construcción de la Turquía republicana moderna.

Ingleses y franceses habían prometido a los árabes, si se unían a la lucha contra el Imperio Otomano, darles la independencia, lo cual no cumplieron. Sin embargo otorgaron a los judíos el derecho, mediante un documento conocido como la Declaración Balfour, de iniciar la colonización de Palestina, que hasta ese entonces, 1917, había estado habitada casi totalmente por población árabe e islámica. Este hecho fue decisivo para fomentar el conflicto del Medio Oriente que dura hasta nuestros días.

El proceso modernizante iniciado por Ataturk después de liberar el país, tuvo algunos aspectos que lo hicieron alejarse de su entorno medioriental. Por ejemplo: cambió la caligrafía árabe con que escribían los turcos, también debió enfrentarse a la resistencia de la estructura religiosa islámica tradicional que se opuso a la pérdida de su poder e influencia, sustituida por nuevas formas de gobierno secular. Las transformaciones abarcaron ademas cambios relativos a hábitos y costumbres que se identificaban con el mundo árabe y oriental.

Después de la muerte de Ataturk, Turquía inició un proceso de comprometimiento político y militar con Occidente que la llevaría, al concluir la Segunda Guerra Mundial, a formar parte de la OTAN y a jugar un importante papel como aliado incondicional de los Estados Unidos en el marco de la Guerra Fría. Es en este escenario que se produjo su acercamiento a Israel y un creciente enfrentamiento con los países árabes e islámicos de su entorno.

He podido constatar que para muchos, que no han seguido de cerca la política turca en los últimos años, esta apreciación más o menos se mantiene intacta. Sin embargo finalizada la Guerra Fría y a pesar de que Turquía mantiene su membresía en la OTAN, se aprecia un interesante proceso de cambios donde se le viene dando prioridad a los intereses nacionales a la hora de tomar decisiones de política exterior. Esta línea, que refleja la posición de importantes fuerzas políticas, tanto en el actual gobierno como en la oposición, se percibe una creciente atención de su gobierno a las relaciones con el entorno, por cierto no sólo árabe, sino también en el Caúcaso y los Balcanes, zonas de históricos vínculos, y consideradas de prioridad política, económica y cultural. Debido a ello, algunos críticos del actual gobierno, integrado por el Partido de la Justicia y el Desarrollo, de corte islámico, afirman que éstos avanzan hacia un “neo-otomanismo”, en alusión a los antecedentes imperiales.

Lo cierto es que Turquía es un país con un fuerte potencial, que parece haber tomado conciencia de sus posibilidades y trabaja por convertirse en una potencia regional de primer orden. Su posición geográfica es estratégica, pues su territorio es una especie de puente entre Europa, Asia y el Medio Oriente. Tiene una numerosa población, 75 millones de habitantes y su economía ya clasifica en el número 17 a nivel mundial y sigue creciendo. No es productor de petróleo y gas hasta el momento, pero es el cruce obligado de oleoductos y gasoductos que transportan estos energéticos desde Irán, Iraq, la rica zona del Caspio, Asia Central y Rusia hacia Europa y Occidente. Su producción agrícola no sólo abastece las necesidades del país, sino que es gran exportadora y posee abundante agua.

Entre los dirigentes políticos turcos parece predominar ahora la conciencia de que es mucho más provechoso para los intereses del país mantener una línea independiente, que mantenerse atados a los intereses de EEUU u Occidente, lo cual no significa necesariamente que busquen la confrontación con éstos. La nueva política turca está calificada como de “balances o equilibrios”, favoreciendo claramente un orden multipolar. Por otra parte, los turcos también parecen haber llegado al convencimiento de que son demasiado importantes para que EEUU y la UE los pierdan como aliados.

Posiblemente una primera y contundente señal de los nuevos tiempos, fue la decisión de no facilitar el territorio turco para la entrada de tropas estadounidenses en Iraq en marzo del 2003, lo cual obligó a utilizar únicamente a Kuwait como plaza de concentración desde donde penetrar en Iraq, con todas las complicaciones militares que ello implicaba. Esta decisión creó una profunda desconfianza en los dirigentes yankis y provocó que el propio viceprersidente Dick Cheney acusara a los turcos de ser los culpables de la creciente resistencia que encontraron, pues según él, no pudieron llegar a tiempo para desarmar a las fuerzas armadas iraquíes.

Por otro lado, los turcos han estado convencidos de que los ocupantes estadounidenses en Iraq, les “pasaron la cuenta” propiciando el establecimiento de bases de la organización armada kurda, el PKK, que realiza desde allí, acciones violentas contra su territorio.

Otros puntos de contradicción con los EEUU se refieren a la política hacia Irán, Siria y Líbano, donde el gobierno turco viene actuando de forma independiente, según su interés nacional desconociendo los mensajes que llegan desde Washington. Irán es un socio comercial de gran envergadura de Turquía y constituye su segundo abastecedor de gas después de Rusia y el gobierno de Ankara se ha negado rotundamente a presionar a Teherán ni siquiera en el complicado tema de su desarrollo atómico, afirmando que debe considerarse antes el peligro que implica el armamento de este tipo en manos de Israel.

Turquía también normalizó sus relaciones, otrora muy tensas, con Siria y ahora éstas fluyen sobre una base de colaboración fraternal y considerable intercambio económico y político. Con la anuencia de Damasco, patrocinó un proceso de negociaciones indirectas con Israel, cuya continuación ha rechazado Natanyahu por considerar que Ankara no es digna de su confianza. También los turcos se han negado a jugar un papel a favor de los Estados Unidos en el complicado conflicto libanés.

A pesar de mantener relaciones diplomáticas con Tel Aviv, el gobierno turco ha acusado en más de una ocasión a los israelitas de practicar el terrorismo de estado y el genocidio contra el pueblo palestino. Cuando en enero del 2006 la organización de corte islámico HAMAS, ganó las elecciones en Palestina, lo cual fue desconocido y rechazado por EEUU y Europa, el gobierno turco recibió a sus dirigentes y los reconoció como autoridades legítimas, lo cual generó fuertes críticas tanto de israelíes como estadounidenses. Ello sólo es parte de una cadena de incidentes que han profundizado la desconfianza mutua y que tuvo un momento especial cuando el primer ministro turco, R. T. Erdogán, increpó al presidente judío, Simón Pérez durante la última cumbre de Davos, acusándolo ante las cámaras por los crímenes cometidos contra la población palestina en Gaza. Más recientemente, el actual gobierno se negó a participar en maniobras militares conjuntas con EEUU e Israel. El creciente apoyo turco a los Palestinos y su posición más activa e independiente en el Medio Oriente, tiende a crear un nuevo y positivo equilibrio en la región.

En los últimos tiempos, alguna prensa estadounidense de derecha, sometida claramente a intereses sionistas, ha comenzado a publicar artículos y análisis cuestionando la membresía turca en la OTAN y especulando que Ankara podría, de profundizar el curso actual de su política exterior, retirarse de la organización.

No se puede dar crédito a estas especulaciones, pero lo que si es cierto es que Turquía está buscando su propio camino en este mundo que apunta hacia la multipolaridad y donde aún siguiendo únicamente sus intereses nacionales, puede jugar un papel mas positivo. Llama la atención la decisión de activar su presencia en países africanos y latinoamericanos.

Después de este breve recorrido por la política y la historia, podríamos concluir con la pregunta inicial: ¿Es Turquía un país del Medio Oriente? Lo invitamos a que saque Ud. sus propias conclusiones.

Ernesto Gómez Abascal. Ex embajador en Turquía y varios países árabes. Periodista especializado en temas del Medio Oriente.


Blog de Turquía es un cuaderno para la información y el análisis de la sociedad, la política, la economía y la cultura turca

Los artículos pueden ser usados siempre y cuando sean citados su autor y la fuente

Creative Commons License
Esta obra tiene una
licencia Creative Commons

Blog de Turquía:
Wiki
Fotoblog de Turquía


Paperblog

Actualizaciones de Twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

abril 2014
L M X J V S D
« dic    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Archivo mensual

Flickr Photos

Iglesia de Santa Helena (Sille - Konya)

Iglesia de Santa Helena (Sille - Konya)

Más fotos
Mozilla Firefox


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.